jueves, 14 de junio de 2018

SESIÓN DE CINE: EQUALS (SPOILER)







Me gusta Kristen Stewart. Sé que mucha gente piensa mal de su persona, de su imagen y de su forma de actuar, pero justo es eso lo que me gusta de ella: todo lo que podemos ver en pantalla. 
Vi Equals porque Kristen Stewart es la protagonista y debo decir que no me decepcionó. 

En principio Equals puede parecer una película de ciencia ficción que se asemeja a otras muchas basadas en obras literarias como Un mundo feliz, Farenheit 451 o Nunca me abandones, sin ninguna idea original: en un mundo distópico, la humanidad queda reducida bajo el nombre de una enfermedad. Dicha enfermedad tiene los claros síntomas del ser humano como tal: sensibilidad, empatía, enamorarse, emocionarse y amar. Cualquier sentimiendo manifestado es considerado no solo como contagioso, sino además como una enfermedad mortal. 

En un entorno aséptico vive esta generación de medios-robots que tienen su casa (que no comparten con nadie), van a trabajar cada día utilizando tecnología avanzada, y así viven solos sin disfrutar de las personas y lo que es peor, sin experimentar lo que es ser persona. Me pareció un vacío insoportable y así lo muestra el film. Todo es mecánico: se levantan, se duchan, desayunan, van a trabajar, comen, terminan de trabajar, cenan y hacen un puzzle, se acuestan. Cada día es monótono y muy aburrido, pero lo aceptan tal y como se les presenta. 

No obstante, lo más interesante de la película comienza cuando uno de los protagonistas enferma: Silas se empieza a fijar en su ayudante Sía, y experimenta los "síntomas de la enfermedad" después de observarla varios días: piensa en ella a menudo, padece ansiedad cuando está cerca de ella, se marea, y es cuando va al médico: tiene el virus. De momento no lo destierran a la península donde moriría por estar enfermo, pero está en tratamiento, y los demás, como consecuencia, le hacen señalar su taza y le obligan a comer solo. Lo apartan. 

Mi intención no es desvelar el resto de la película, pero a partir de aquí Silas decide hablar con Sía, la mujer de la que se ha enamorado, y descubrirá que ella, pese a tener el virus, se niega a ir al médico. Juntos, comienzan una relación apasionada a escondidas, hasta que todo es insostenible y deciden escapar juntos. 

Romántico, ¿verdad? Pues les diré que no. Además de guardar analogía con películas de ciencia ficción ya nombradas, incluso con "La Isla", la trama me recordó un poquito a Romeo y Julieta
Si se deciden a ver la película, sabrán por qué. 

Y aquí viene el planteamiento ético y moral: ¿No es cierto que cuando alguien se deprime en nuestra sociedad o experimenta más intensamente algún sentimiento no catalogado como "comportamiento normal" nos apartamos y le apartamos de la sociedad? No lo creo; lo afirmo. 

Equals refleja en muchas ocasiones en lo que se está convirtiendo el mundo real. La falta de empatía es, en la sociedad, cada vez más patente; enamorarse demasiado está mal visto; necesitar a los demás es un síntoma de debilidad, no pedimos ayuda. ¿Les suena? 
La historia de la humanidad es descorazonadora en ese aspecto. Espera que seamos máquinas de ser felices, pero como la felicidad va ligada a los demás sentimientos, en la película lo lógico es que los eliminen todos. ¿Acaso no somos un poco responsables de esta situación? ¿No desechamos sin más a las personas catalogadas últimamente como "tóxicas"? ¿Nos preguntamos qué serán de esas personas? ¿Realmente estamos concienciados para crear un mundo mejor mediante la ecología o estamos barriendo bajo la alfombra la infelicidad de las personas con su correspondiente sufrimiento? ¿Cómo actuamos frente a personas con depresión, por ejemplo? ¿Estaremos navegando mediante la creación de comportamientos carentes de compasión hacia una sociedad distópica? ¿No es verdad que muchas veces la mayoría de las personas se sienten solas a pesar de participar en sociedad? Y todo esto, ¿no les parece alarmante? 

Visto así, Equals no es solo una película de denuncia social, sino también un aviso.  Su mensaje más profundo es que uno es definitivamente feliz sintiendo, y que aislar(se) de las personas que nos complican la vida no es un comportamiento del todo satisfactorio. Al fin y al cabo el amor triufa. Y esto es lo que salva la película. 

Equals puede despertar conciencias con esta lectura y eso es lo verdadermente interesante. Por eso me gustó y ese es el motivo de esta reseña. No en vano se basa en la realidad misma de muchas sociedades del mundo. 

Solo quiero añadir algo más: les invito a ver Equals y a pensar sobre ella. Hay que despertar del letargo de la comodidad individual más egoísta para acercarnos a los demás comprendiendo sus sentimientos contrastándolos con sus vivencias, con su historia. 
Equals es una película de ciencia ficción tremendamente humana. 
Por favor, no se la pierdan. 

6 comentarios:

  1. Guauuu, genial reseña Carol, impecable y has logrado que me entren muchas ganas de verla, no había oído hablar de esta película, pero el argumento es muy llamativo. Gracias por la recomendación amiga.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana!¡Muchísimas gracias por pasarte por aquí!
      Por supuesto tus palabras significan mucho para mí, así que quedo doblemente agradecida.
      Justo es la intención que buscaba. Ya la comentaremos cuando la veas. Besos y abrazos, querida amiga.

      Eliminar
  2. Muy buena sinopsis Carol. Gracias!! Me han dado ganas de ver la peli. Ya te contaré. Un beso enorme para vos!!
    Lau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu visita, Lau!¡Me hacen mucha ilusión tus palabras!
      Creo que te gustará. Ya comentaremos,querida amiga.
      Abrazote y un besazo.

      Eliminar
  3. Eres muy buena, convincente, en tus reseñas, amiga. Estupenda!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, querido amigo.
      Valoro tus palabras, pues eres muy buen poeta.
      Abrazos de tu amiga.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios: