viernes, 27 de abril de 2018

Carta abierta a la superviviente de la violación de "La Manada".



A ti, que tuviste el valor de denunciar y has demostrado que a veces la justicia no funciona, es obsoleta o sencillamente, resulta incompetente.

A ti, que has sido violada por cinco hombres, grabada por móvil sin tu consentimiento durante este acto violento, abandonada en un portal desnuda y que sufriste de indefensión absoluta cuando incluso te robaron tu móvil para impedir cualquier petición de ayuda.
  
A ti, que posteriormente fuiste cuestionada por todos tus actos y también por ser mujer, por qué no.

A ti, hermana del corazón, yo hoy te tiendo la mano ante tu sufrimiento del que llevo enterada desde que las noticias le hacen eco, hoy más que nunca quiero que sepas que no estás sola.
No estás sola. 
Una superviviente tan valiente como tú no lo estará nunca.



He leído la transcripción de tu declaración en el juicio, e incluso antes de leerla, todo me parecía abominable. Lo que te hicieron no tiene nombre, pero has sido muy valiente al intentar seguir con tu vida. 
Todas te apoyamos. Tod@s en realidad. 
Puede que ahora todas estas palabras te suenen a hueco, pero te debe quedar claro,  pese a tu juventud y a lo ocurrido, que la vida no tiene por qué ser así, que esta estapa dura y horrible por la que estás pasando no es un sinónimo ni una espiral de toda tu vida, sino eso: una etapa. Y, como dicen, lo malo es la etapa, nunca tú. 
Es verdad que no he pasado por tu misma situación,  por lo que no te puedo comprender exactamente, mas puedo sentir empatía, y ese sentimiento se traduce en rabia, impotencia y frustración ante el fallo del juez. 
¿Has visto cuántas personas se han manifestado dentro y fuera del país para protestar por tal injusticia? Te estamos mostrando nuestro apoyo.


Nuestro apoyo consiste en no callarnos.
Como te contaba, no tengo ni idea lo que es pasar por ese trance, pero sé lo que es pasarlo realmente mal y tener que levantarse, primero como si te tirasen al agua con piedras en los zapatos y en los bolsillos, para después tener que salir a la superficie mientras todos miran si lo vas a conseguir o no.


Es verdad que todo se convierte rápidamente en un circo mediático, pero esa no es nuestra intención. Creo que cada persona que se manifiesta por tu causa ha sentido un dolor muy profundo y se duele mucho al saber por lo que has pasado y estás intentando superar, que en España todavía parece que hay mucho machismo y es algo intolerable.


Cuando creíamos que avanzábamos un poquito hacia adelante en este tema, ocurren estas cosas, y parece que se nos cae el mundo encima, pero vamos a salir de esta, ya verás. Nos tienes a todos de tu parte, así que, por favor, recuerda siempre tomarnos de la mano y siéntete acompañada en esta hora grave de tu vida.


No sé tu nombre, y me habría gustado saberlo para dirigirme a ti, pero tampoco es relevante.  Aquí lo importante es la esperanza, que la mantengas y que sigas luchando como hasta ahora has hecho, porque estoy convencida de que más temprano que tarde, se hará justicia. 
Con todo mi cariño: 

Carol Torrecilla García


(Debo aclarar que respeto el fallo del juez para con este caso pero que no estoy para nada de acuerdo con su visión del caso. Solo he ejercido mi libertad para expresarme. Si en algún momento he resultado ofensiva, pido disculpas de antemano. Esta carta pretende ser de concordia, apoyo y empatía, y nunca promover el odio. )


Adjunto un artículo periodístico donde se puede leer la declaración de la susodicha: enlace-https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20171205/la-victima-de-la-manada-relata-en-el-juicio-como-fue-la-violacion-6475002

7 comentarios:

  1. Resulta incomprensible, chocante e indignante que se haya cuestionado más sus reacciones, su manera de enfrentar el dolor de lo que le hicieron, o como siguió viviendo con aparente normalidad que todo lo que sufrió en aquel portal acorralada por cinco hombres. La chica quería mantener su anonimato porque es un estigma el haber sido violada y más remedio en un caso tan polémico como este, creo que sí entorno tampoco lo sabía y por eso ella siguió publicando en sus redes sociales con normalidad, pero nadie puede medir el grado de dolor que hubiera podido estar sintiendo ni el shock postraumático que algo así le haya podido ocasionar. Que el juez haya fallado de esta manera nos deja bastante claro que la mujer siempre será cuestionado cinco veces más que el hombre y que su palabra, incluso con evidencias de por medio, valdrá cinco veces menos.
    Me parece muy triste todo esto, porque significa que las mujeres seguimos estando en un grado bastante grande de indefensión, que no resistirte y no luchar, quizá por miedo, quizá por impresión, por borrachera o por lo que sea, ya es un atenuante para insinuar que no fue del todo sin consentimiento.
    Muchas gracias por escribir el artículo Carol, por ponerle palabras a lo que todos pensamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Ana.
      Gracias por pasarte por aquí y expresar tu opinión.
      Siempre en la lucha, siempre en la espera, pero siempre en la brecha.
      No tenemos miedo y no nos vamos a rendir.
      Ojalá el Tribunal Supremo haga verdadera justicia.

      Eliminar
    2. Por cierto, se me olvidaba, Ana Bohem: un abrazo gigante.

      Eliminar
  2. Preciosa carta, me quedo sin palabras ante estos hechos, y aunque poco mas puedo aportar a lo dicho ya aquí solo unirme a estas palabras reivindicativas y de apoyo. Lo mas lamentable es todo lo que se ha dicho en torno a este caso y sobre todo sobre la víctima. Es patente todo el machismo que existe en este país aún.
    La sentencia es indignante y las declaraciones de uno de los jueces son bastante espeluznantes.
    Un abrazo Carol!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Raque. Me estremezco al pensarlo.
      Ojalá cambien la ley con respecto a los delitos sexuales.
      Muchísimas gracias por pasarte y un abrazo grandote, enormeee.
      Con mucho cariño, de tu amiga.

      Eliminar
  3. Querida Carol: Comparto cada una de tus palabras en esta carta hacia la jóven víctima de violación (para mí, subjetivamente y más allá de los términos jurídicos, fue violación)
    Toda mi solidadridad para con ella y todas las mujeres víctimas de este tipo de horribles situaciones.
    Y estoy con vos, en que todas juntas, desde cualquier parte del mundo,debemos apoyarnos y hacer frente común.
    Cariños para vos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, querida Laura!¡Muchísimas gracias por pasarte por aquí!¡Pero sobre todo, muchísimas gracias por tu apoyo!
      Bajo mi perspectiva también se trata de violación, y admiro a todas las personas que cada día salen a la calle para protestar por esta causa.
      Imagínate, Lau: en Pamplona, que fue donde ocurrió, es donde más se manifiestan y ella ni siquiera es de allí. La solidaridad es tanta que el fallo del juez resulta escandaloso.
      Beso, amiga, y abrazote.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios: